Estela Ruiz

En el año 2000 recién diplomada en empresariales me matriculo en escuela Massana para formarme como joyera. Hago joyas que se mueven entre la búsqueda de la perfección y belleza y la necesidad de expresión. Siempre he pensado que crear es terapéutico, por eso para mí la joyería es, además de un medio de vida, una terapia que me ayuda a conocerme y a dejar que me conozcan.

40milia

40 milia es mi marca, significa 40.000 escrito en latín, los orígenes de la joyería. Algo impulsó a nuestros antepasados más lejanos a colgarse unas pequeñas conchas en el cuello, quizá su necesidad de mostrarse y de comunicar o simplemente por el puro placer de compartir y transmitir belleza.

40 mil años después mantenemos esas necesidades; las joyas comunican algo de nosotros, nos convierten en los transmisores de su belleza, nos identifican… hay algo de primitivo en le hecho de llevar joyas, algo que nos conecta con nuestra esencia y nos permite compartirla.